Innovadores

Viñedo y Tierra

Veremador
Raïm negre

La vid

Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, en el Penedès vivimos la viña. Caminamos entre viñedos, trabajamos rodeados de viñedos. Nos enamoramos con vistas a los viñedos y, cuando estamos tristes, nos consolamos y nos recuperamos entre viñedos. Porque pasear por nuestras viñas es respirar naturaleza, biodiversidad, cultura e historia. Nuestros viñedos son nuestro tesoro. Y los hemos cuidado y querido para ti. Porque solo con la mejor viña seremos capaces de producir también los mejores vinos.

Viñedo delante de Can Vendrell

Innovamos desde la tierra

El cultivo ecológico

La base del cultivo ecológico es la observación y la escucha de la viña. Trabajamos con cubierta vegetal con el fin de oxigenar la tierra de la manera más natural posible. También hacemos uso de abonos verdes y orgánicos, utilizando los propios restos de la viña y heces de varios animales aptos para agricultura ecológica. Evitamos totalmente el uso de insecticidas con técnicas de confusión sexual o con el equilibrio de la biodiversidad en nuestras fincas reintroduciendo, por ejemplo, una colonia de murciélagos. Buscamos siempre las variedades que más se adaptan a nuestro entorno y, desde hace unos años, estamos inmersos en un complejo proyecto de I + D para la búsqueda de variedades resistentes a plagas que nos permitirá, en un futuro próximo, eliminar totalmente el uso de cobre y reducir en un 90 % las aplicaciones de azufre en la viña. Toda nuestra producción (tanto las viñas propias como la de nuestros proveedores) está certificada por el CCPAE y se someten a un estricto control por parte de nuestro equipo de viña.

La poda
El viñedo delante de Can Vendrell

Nuestros viñedos

La mayor parte de nuestro viñedo está ubicado en las montañas de Ordal, dispuesto en terrazas, en pendientes o en pequeñas parcelas que podemos trabajar de manera personalizada en función de la orientación, las horas de sol, la humedad y la altura del terreno. Como todos los buenos suelos viníferos, los de Can Vendrell son pobres en materia orgánica, con contenidos variables de arcilla y arena sobre un lecho de piedra caliza, una tierra permeable pero con buena capacidad de retención de la humedad.

Nos gusta experimentar, mezclar y probar cosas nuevas, y por eso, a lo largo de estos años, hemos ido plantando e introduciendo más de 20 variedades de uva, trabajando con las variedades locales del Penedès, pero también buscando la mejor adaptación y la excelencia de las variedades internacionales que nos han dado grandes alegrías a lo largo de estos años. Entre las blancas encontramos xarel·lo, macabeo, parellada, moscatel, chardonnay, viognier, sauvignon blanc, riesling, garnacha blanca y 4 variedades más experimentales. Las negras son tempranillo, garnacha, cabernet sauvignon, merlot, syrah, pinot noir, caladoc, marselan, arinarnoa y 6 variedades experimentales más.

Proyectos experimentales

Proyectos experimentales

Proyecto VRIAACC

Variedades Resistentes y Autóctonas Adaptadas al Cambio Climático

Ante la amenaza del cambio climático y velando siempre por el medioambiente, lideramos el proyecto VRIAACC para la implementación de Variedades Resistentes y Autóctonas Adaptadas al Cambio Climático. Estas nuevas plantas, de las que hemos plantado unos viñedos experimentales cogiendo el modelo alemán de los PIWI, nos deben permitir, en el futuro, eliminar totalmente las emisiones de cobre y reducir en un 90 % las aplicaciones de azufre en la viña, ya que incorporan un gen de resistencia a los hongos. También tendrán una maduración más tardía y serán más resistentes a la sequía. La reducción de tratamientos en el viñedo también tendrá otros beneficios para el suelo (menos compactación y menos residuos), para el medioambiente (menos emisiones de CO2) y para el consumidor final (vinos más sanos y con menor coste).

Recuperación de variedades ancestrales

El proyecto de recuperación de variedades ancestrales nació de la curiosidad de buscar allí donde antiguamente había habido viña y la crisis de la filoxera la había hecho abandonar. De revolver entre nuestras cepas, entre los campos abandonados, entre las viñas viejas de los agricultores de la comarca. En el año 98 localizamos 7 nuevas variedades y plantamos un pequeño viñedo con 500 cepas de cada una. Durante 5 vendimias las fuimos estudiando, vinificando y trabajando por separado hasta que, en 2006, nació el Marina Rión, nuestro primer vino de variedad recuperada. Años más tarde, vendría el Balat, una uva tinta que ha dado como resultado uno de los vinos más finos, elegantes y exclusivos de nuestra casa. Y seguimos investigando. Vendimia tras vendimia, buscando la excelencia y la autenticidad que nos ha hecho y nos seguirá haciendo únicos.

Belat Marina Rión El Blanc XXV